TERAPIA PSICOANALITICA

¿Por qué las personas consultan a un psicoanalista?

Un famoso texto de Sigmund Freud se titula “Síntoma, Inhibición y Angustia”. Por lo general cuando una persona consulta es por que alguna de estas cosas le sucede y en ocasiones todas a la vez, incluso puede ser considerado un proceso de cómo el malestar mental se presenta. La persona presenta un síntoma que la inhibe para realizar alguna tarea o simplemente le dificulta el vivir y esto ocasiona angustia.

Dentro de lo que puede llamarse síntoma hay una variedad interminable de fenómenos, se hace imposible nombrarlos a todos pero algunos son:

  • Ataque de angustia o pánico.
  • Depresiones.
  • Adicciones.
  • Stress o Problemas Laborales.
  • Síntomas Psicosomáticos (carecen de origen orgánico).
  • Situaciones de Duelo (perdida de seres queridos o ruptura sentimental).
  • Trastornos de la Alimentación (Bulimia, Anorexia, Síndrome de Comedor Selectivo).
  • Problemas Sexuales (impotencia, frigidez, falta de deseo, perversiones).
  • Conflictos de pareja o con seres queridos.
  • Fobias.
  • Inhibiciones en el actuar.
  • Trastornos de Ansiedad.

A su vez éstos toman un cariz diferente en cada caso particular, por ello el psicoanálisis considera que la terapia es “caso por caso”, respetando la singularidad de cada sujeto.
No es necesario que el motivo de consulta esté en esta lista, puede ser otro o simplemente la persona puede acercarse a la terapia psicoanalítica por que quiere mejorar el conocimiento de si mismo o lograr un bienestar mayor al que siente habitualmente (psicoanálisis existencial).

¿Cómo y donde se trabaja?

Se trabaja a través de la palabra, principalmente del paciente y a través de las intervenciones del terapeuta, éstas sirven para guiar la búsqueda de aquello que está detrás de los síntomas del paciente y que en ocasiones son situaciones reprimidas, ocultas y que ocasionan el dolor mental.
Se trabaja en un lugar acorde para la tarea, un consultorio cómodo y privado donde la persona que consulta se pueda sentir segura, y de esta manera poder expresar y hablar de aquello que causa su malestar.
En la primera consulta se fijan los honorarios y horarios con el paciente y por lo general se establecen sesiones semanales que tienen una duración de aproximadamente 50 minutos. En caso de ser necesario se pueden pactar más de una sesión por semana.

¿Qué duración tiene el tratamiento?

La duración de la terapia varía en cada caso singular. Hay personas que vienen a consultar por un tema específico y que una vez desarrollado este se sienten mejor y dejan la terapia o aquellos que necesitan un tiempo mayor para elaborar su padecer. Lo importante es que lo reprimido por la persona vaya revelándose produciendo cambios en su vida, pudiendo destinar la energía enlazada a sus síntomas a actividades gratificantes y a personas queridas.

¿Se puede hacer terapia a domicilio?

Hoy en día por exigencias laborales, el ritmo de vida y/o las obligaciones familiares, cada vez se reciben más consultas al respecto. Considero que si bien siempre es mejor el consultorio imparcial del analista hay situaciones en la que se puede llegar a realizar. Esto teniendo en cuenta que se puedan establecer las condiciones necesarias para trabajar.