Sabina Spielrein,  una madre olvidada.

Sabina Spielrein, rescatada del olvido por el cine. Recuerdo de una mujer precursora del psicoanálisis y teórica brillante. Ciclo de actividades en su recuerdo. 

mynameissabinaspielrein_1130_430_90_s_c1

 

“Desafío, porque en la vida he de realizar algo noble y grande. Yo no estoy hecha para lo cotidiano. Para mí se trata de una lucha de vida o muerte”  (Diario de Sabina Spielrein)

 

Escribe Federico Bosch

Al igual de muchas historias su vida tuvo un transcurso circular, comenzó en territorio Ruso y terminó en él. Nace en 1885 cuando aún imperaban los zares, muere en 1941 fusilada por los nazis junto a sus dos hijas.

El destino fue caprichoso con su recuerdo, o tal vez no tanto, en parte la influencia que tiene el machismo en todos los órdenes de la cultura humana impregnó ciertos aspectos y postergó otros más significativos desde el punto de vista intelectual. Me refiero a que se la recuerde más por la “histérica” que se enamoró y enamoró a Jung que por ser una de las primeras psicoanalistas en desarrollar un corpus teórico de su práctica.

En 1911 presenta su tesis “El contenido psicológico de un caso de dementia praecox” que fuera supervisada por Eugen Bleuler y en 1912 publica “La destrucción como causa del devenir”, donde analiza el concepto de pulsión de muerte. Este último trabajo se lo considera antecedente del “Más allá del principio del placer” de Sigmund Freud.

¿El posible desarrollo psicosexual de Sabina Spielrein influyó en su obra teórica? Es una pregunta retórica por razones evidentes, la más importante es que el desarrollo psicosexual influye en la obra teórica de todo sujeto. Tampoco es difícil conectar aspectos conocidos de su niñez con desarrollos posteriores de su abordaje sobre la sexualidad. Nació en un hogar con un padre manipulador y sádico, parte de lo que sabemos de su análisis con Jung tuvo que ver con sus mociones sadomasoquistas y terminó investigando los componentes destructivos de la sexualidad.

La conocida película “Un Método Peligroso” la sitúa en una especie de triángulo amoroso con Freud y Jung, mientras que deja en la invisibilidad las tensiones teóricas y prácticas que en realidad ocasionó en esa relación, aunque las sugiere de alguna manera. Por un lado la rivalidad y desconfianza “académica” entre Freud y Jung, además de la velada censura por el proceder de Jung en su tratamiento poco ético a Sabina. Por otro el poco crédito de Freud en su trabajo de 1920 a los postulados de Spielrein, apenas sugerido en una nota al pie del mismo (*).

Mucho se habla de los padres del psicoanálisis y se olvida a sus madres, Sabina Spielrein innegablemente  fue una de ellas. Fue precursora en el psicoanálisis infantil, realizó importantes aportes al estudio de la esquizofrenia y sentó los antecedentes de uno de los textos fundamentales del psicoanálisis. Su nota infame fue haber sido mujer en una cultura dominada por el hombre.

4 de septiembre del 2016

 

(*)“En un trabajo muy rico en ideas, aunque para mí no del todo transparente, emprende Sabina Spielrein una parte de esta investigación y califica de ‘destructores’ a los componentes sádicos del instinto sexual” (Nota al pie en Más Allá del Principio del Placer)

 

Nota relacionada:

Ioram Kaplan, Irene Fuchs, entre otros, el jueves 8 de septiembre inician un ciclo de actividades para recuperar la vida y obra de la psicoanalista rusa Sabina Spielrein. Más información en Sabina Spielrein, la analista olvidada del psicoanálisis

Si quieren saber más sobre la obra y vida de Sabina Spielrein les recomiendo estas notas:

Revista Topía Sabina Spilrein: expropiación intelectual en la historia del psicoanálisis

Página/12 La piedra molesta

 

 

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*