Otra trama. Entrevista con Fabián Schejtman

Fabián Schejtman fue entrevistado por Osvaldo Quiroga en su programa Otra Trama. En la entrevista se refirió a su libro Ensayos de Clínica Nodal y al la particularidad de la trasmisión del psicoanálisis en la universidad. 

 

Enlace entrevista canal Otra Trama: https://www.youtube.com/watch?v=esqeE_eGaYU

12705624_595538120597966_638738171725016042_n

Comparto además el punteo de la entrevista que realizara su cátedra de Psicopatología:

Otra Trama: cinco claves de la entrevista televisiva de ayer de Osvaldo Quiroga a Fabián Schejtman

1. El psicoanálisis no es un esoterismo, no es magia: es preciso que un psicoanalista conceptualice, formalice su práctica. No basta con la eficacia del análisis -extensamente constatada-: de ella se deben dar razones. El lugar del psicoanálisis en la cultura, el futuro de nuestra práctica depende de ello. Los nudos del último Lacan son también una apuesta con esa orientación.

2. Hay la soledad del acto del analista. Ella proviene menos de un trabajo, que de causar un trabajo, el que se espera del psicoanalizante. ¿Es preciso compensarla? Se lo encuentra de hecho en el lazo que un analista instaura con otros cuando no ocupa su sillón detrás del conocido diván: sus colegas en la institución analítica, docentes y estudiantes si se dedica a la enseñanza. En cualquier caso, allí recupera la condición subjetiva -eventualmente como psicoanalizante- transmitiendo ahora lo que el psicoanálisis le ha enseñado. Y ya no está solo.

3. ¿Pero, qué transmitimos en la universidad en relación con el psicoanálisis? Luego de los conceptos, de los programas, de los exámenes, entre los resquicios que dejan las exigencias del discurso universitario: un deseo. ¿El del psicoanalista, el del psiconalizante?: el deseo “del” psicoanálisis. Y si en la facultad no formamos analistas -puesto que la formación del psicoanalista desborda el marco universitario, comenzando por el análisis mismo-, este deseo bien puede conducir a algunos -no a todos, los fanatismos quedan excluidos- en esa dirección.

4. ¿Qué esperamos de los estudiantes en nuestra cátedra? La potencia del deseo de saber, el entusiasmo por aprender. El rechazo del facilismo -tan extendido, tan de moda-, el compromiso con una lectura viva, preguntona, crítica. La apertura a lo nuevo que la investigación desliza en nuestras clases, en nuestro programa. Acompañamos en ello a los estudiantes y preparamos a nuestros docentes para este desafío. ¿Cuál? Apostar renovadamente por la excelencia académica… que no es sin pasión por el aprendizaje, que no es sin pasión por la enseñanza.

5. ¿Por qué el psicoanálisis tiene tanto arraigo en la Argentina? Si no hacemos sociología, no conviene suponerlo hijo de los sufrimientos que deja la inmigración, sino enlazarlo con fecundos azares y vigorosos deseos. No fue la nostalgia del inmigrante lo que diseminó al invento freudiano extensamente en el país. El sufrimiento o la inmigración no son exclusividades argentinas: en otras tierras penurias comparables -o aun peores- no hicieron lugar alguno al psicoanálisis. Quizás se deba entonces, más bien, al contingente encuentro de unos deseos decididos y singulares, aquellos de los pioneros, de los que introdujeron el psicoanálisis en nuestras ciudades, en nuestras universidades, en nuestros hospitales.

Fuente: Facebook Cátedra de Psicopatología II UBA

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*